Aunque la frase no tiene sentido, tiene una larga historia. Durante varios siglos, los tipógrafos han utilizado esta frase para mostrar las características más distintivas de sus fuentes. Se utiliza porque las letras que contiene y el espaciado entre caracteres de esas combinaciones revelan de la mejor forma posible el espesor, el diseño y otras características importantes del tipo de letra.